Sígueme en...

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en Pinterest Instagram

BIENVENIDOS

Mi blog vio la luz, el día 18 de Octubre de 2012...

Les doy la bienvenida a mi rincón, donde todos los relatos, cortos o escritos que comparta con ustedes, nacen de mi corazón e imaginación.
Los personajes que pueda crear en mi mente no tienen ningún parecido con alguna persona real.
Cualquier imagen que utilice para representar a mis personajes es simplemente porque esas personas tienen las características de los protagonistas de mi historia.

Ya saben... un blog crece y se alimenta de comentarios, espero los vuestros.

sábado, 23 de noviembre de 2013

DÍAS DE LLUVIA de Ángeles Ibirika


Hace semanas que empecé a leer esta conmovedora historia, disfrutando de cada página, y como todas las historias de Ángeles, esta te toca el corazón, haciendo que los sentimientos estén a flor de piel, que las sensaciones que describe se adueñen de tu alma.
Ángeles logra meterte en su historia, sufrir con sus personajes, vivir la sencillez de sus vidas, las diferentes maneras de amar, de llorar, de sufrir, de perdonar, y sobre todo, de afrontar los problemas que cada ser humano debe enfrentar en algún momento de su vida.
En días de lluvia, he conocido a través de las palabras de Ángeles, el hermoso pueblo de Bermeo, la dura vida de los pescadores y sus mujeres. Pero sobre todo, he aprendido, que cuando se ama, es preferible esperar junto a la ventana a ese ser amado, sabiendo que te pertenece; a sufrir igualmente esa espera sin que sea tuyo.
Kaiet es un hombre, que un día con diecinueve años, y en medio del dolor, se dejó llevar por la ira y decidió abandonar para siempre y sin despedirse, a su familia, sus amigos, su pueblo natal…; solo y sin nada, se labró su propia vida y creó su propia familia. Diecisiete años después, una tragedia que destruye todo lo que había construido, lo hace regresar a ese pueblo, al que había prometido jamás volver.
Él, su pequeño hijo Iker y su perro Pintxo, regresaron al hogar que había abandonado, a buscar la cura para el dolor que los acompañaba. Volver al pasado nunca es fácil, y más cuando hay tanto rencor acumulado, Kaiet es un hombre que yo definiría cobarde ante los sentimientos, cobarde a la hora de enfrentar los errores, cobarde a la hora de luchar…, y también, un hombre lleno de miedos e inseguridades. Miedo a no saber cómo ayudar a su hijo, a no saber cómo criarlo estando solo, miedo a no saber cómo afrontar que se había equivocado, y que su equivocación lo había hecho perder diecisiete años junto a su padre.
En días de lluvia, veremos cómo un hombre que perdió al amor de su vida, recorrerá un camino arduo para sanar sus heridas, cómo al ser padre entenderá las acciones del suyo y los motivos, y en ese camino estará Maddi, una mujer que lleva diecisiete años esperándolo, amándolo, y que le enseñara que la vida continua, que siempre hay segundas oportunidades, le enseñara, que el amor llega de diferentes maneras.
Kaiet tendrá que aprender a vivir otra vez, y en ese aprendizaje, Maddi será la persona más importante, después de su hijo, que para él es su vida…, pero cuando has amado tan profundamente como él amó, no es fácil aceptar que esos sentimientos vuelvan a despertar en ti por otra persona. Vivirá sumido en una lucha interna, deseando entregarse por completo a Maddi, pero sintiendo que no puede.
A lo largo de su recorrido por las calles de Bermeo, tendrá que resolver todos sus conflictos, con su padre, con su mejor amigo, con sus suegros, con el recuerdo de su mujer, y también con su hijo, un pequeño de siete años que le dará una lección de vida. Porque a veces lo imposible si puede hacerse posible, simplemente si dejas de huir y luchas por ello.
Días de lluvia es una hermosa historia de amor, de amistad, de familia, de tristezas y alegrías; de amores no correspondidos, de amores eternos, y sobre todo, una historia de reencuentro y perdón.

Les dejo unas palabras de Kaiet a Maddi que me emocionaron hasta las lágrimas…

―… Porque tú me has enseñado a vivir sin ella, y dudo que ella lograra ayudarme a vivir sin ti. Ni ella ni nadie. ―Sonrió acariciándola con los ojos―. Nadie es capaz de sorprenderme más que tú. ―Pensó en sus cambios de humor; su ironía, que esa mañana tenía apagada; su asombrosa forma de afrontar la vida―. No me importa lo que tenga que pelear, hacer o soportar para convencerte de que estoy siendo sincero. Nunca me rendiré, Maddi. No puedo permitirme perderte.


Y eso es el amor…, no rendirse nunca, luchar por la persona que amas. Y si eres tan afortunado para hallar el amor más de una vez, aferrarse a el y cuidarlo para siempre.




2 comentarios:

  1. ¡Lo tengo! pero sin leer... y el anterior también ¬¬ gracias por la reseña guapi!! <3 en cuanto me ponga con él te cuento!! besazooos

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo Elizabeth, hermosa historia de principio a fin, como todas las de Ángeles Ibirika, disfruté cada página.
    Feliz día!
    Lheira

    ResponderEliminar