Sígueme en...

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en Pinterest Instagram

BIENVENIDOS

Mi blog vio la luz, el día 18 de Octubre de 2012...

Les doy la bienvenida a mi rincón, donde todos los relatos, cortos o escritos que comparta con ustedes, nacen de mi corazón e imaginación.
Los personajes que pueda crear en mi mente no tienen ningún parecido con alguna persona real.
Cualquier imagen que utilice para representar a mis personajes es simplemente porque esas personas tienen las características de los protagonistas de mi historia.

Ya saben... un blog crece y se alimenta de comentarios, espero los vuestros.

domingo, 7 de abril de 2013

UN EXTRAÑO EN MI CAMA de Sylvia Day


Sylvia Day sigue sorprendiéndome; un extraño en mi cama es una historia ambientada en la época histórica, donde como ya sabemos, la aristocracia se casaba por conveniencia, por dinero, por títulos… pero pocas veces por amor.

En la historia de Isabel o Pel como se la conoce y Gerard, encontramos a dos personas que viven su vida sin importarles el qué dirán de la sociedad. Curiosamente Sylvia repite con una protagonista unos años mayor que el protagonista.

Isabel, es viuda y como tal ha decidido vivir su vida, no quiere volver a casarse, sino disfrutar del sexo teniendo todos los amantes que ella quiera. Su premisa, sus amantes tienen que ser solteros o viudos, jamás casados. ¿Por qué? Se preguntarán, porque su marido no respeto los votos matrimoniales y ella lo amaba.

Gerard, es un joven vital, guapo, rico, el cual no puede dejar de disfrutar de las mujeres, por lo tanto tiene todas las amantes que quiere, aunque su corazón pertenece a un amor prohibido. Es alegre a pesar de tener una madre cruel que no le deja vivir.

Él decide que para poder seguir viviendo su vida como quiere, necesita una esposa liberal como él y así tener un matrimonio que le permita hacer lo que quiere, además de poder fastidiar a su madre. Por lo tanto le propone a Isabel que se casen, ellos se conocen, se llevan bien y saben que el matrimonio les conviene a ambos.

Todo iba sobre ruedas, hasta que una fatídica noticia cambia por completo la vida de Gerard, haciéndolo desaparecer durante 4 años.

Cuando Gerard decide regresar, lo hace totalmente cambiado, ya no es el joven alocado de antaño, ahora es un hombre que sabe lo que quiere… y eso es, a Isabel, su esposa. Viene decidido a conquistar a su mujer y tener un matrimonio normal.

Para Isabel, el reencuentro es impactante, porque de un joven alegre, se encuentra con un hombre atractivo, serio y misterioso, que desea algo que ella jamás deseo, tener un matrimonio.

A partir de ese momento entre ellos nacerá una atracción intensa que los hará embarcarse en una relación de la que ambos quieren cosas diferentes. Pero a pesar de terceras personas, de malas intenciones, Gerard le demostrara a Isabel, que él no es como su difunto marido, le demostrara que ella es todo lo que él quiere y desea, haciendo que Isabel vuelva a creer en el amor.

Una historia intensa, como muchas escenas sexuales, mucha pasión compartida por ambos, pero también mucha complicidad, amistad y ternura.

Lo que también me gusta de las novelas de Sylvia es que siempre hay otra historia paralela, y en este caso es la del hermano de Isabel, Rhys que es un cínico que no cree en el amor, cree en las relaciones sexuales como lo mejor, amar a todas las que pueda, pero en su vida se cruzara la mujer que lo volverá literalmente loco… y no por su belleza, sino por su intelecto.

Esta es una historia, donde la edad no importa cuando hay amor, donde las oportunidades llegan sin buscarlas y lo que había comenzado como un matrimonio de conveniencia entre dos amigos, termino en un amor intenso y apasionado.

Un extraño en mi cama, está lleno de sensualidad, pasión y sobre todo amor.

Un pequeño adelanto…

—Yo no cambiaría nada de ti —susurró Gerard, observando la belleza de su esposa y la fuerza interior que la convertían en la mujer que era. Única e incomparable—. Y lo que seguro que no cambiaria es tu edad. Solo una mujer con experiencia es capaz de mantener a raya a un hombre tan dominante como yo.

—Gerard. —Ella se sentó en el suelo, a su lado, y lo atrajo contra su torso para abrazarlo y pegarlo a su corazón—. Supongo que ya tendría que saber que cuando tiras piedras en mi ventana, mi vida está a punto de cambiar drásticamente.

—Si tendrías que saberlo.

—Eres un seductor y un canalla —añadió con una sonrisa, pegada a la frente de él.

—Si, pero soy tu seductor y tu canalla.

—Sí.—Se rió quedamente—. Eres muy distinto del hombre con el que me case, pero lo único que no ha cambiado, gracias a Dios, es que sigues siendo un seductor. Y es así exactamente como te quiero.

Él se movió, sujetó a Isabel por la espalda y la tumbo despacio en el suelo.

—Yo también te quiero.

1 comentario:

  1. Como novela erótica no está mal, pero para mi gusto (como digo en la crítica en mi blog) falló estrepitosamente en la documentación y en la línea temporal de los acontecimientos previos a la historia (no me salen las cuentas), lo que la convierte en poco creíble. A las que como a yo disfrutan con la romántica (o erótica) histórica, probablemente no les gustará, pero si no se es tan tiquismiquis en este aspecto, probablemente sí.

    ResponderEliminar