Sígueme en...

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en Pinterest Instagram

BIENVENIDOS

Mi blog vio la luz, el día 18 de Octubre de 2012...

Les doy la bienvenida a mi rincón, donde todos los relatos, cortos o escritos que comparta con ustedes, nacen de mi corazón e imaginación.
Los personajes que pueda crear en mi mente no tienen ningún parecido con alguna persona real.
Cualquier imagen que utilice para representar a mis personajes es simplemente porque esas personas tienen las características de los protagonistas de mi historia.

Ya saben... un blog crece y se alimenta de comentarios, espero los vuestros.

lunes, 13 de abril de 2015

LA DIFÍCIL VIDA DE UN ESCRITOR

Se preguntarán a que viene el título y que os voy a contar, pues tan simple como la frase, la difícil vida de un escritor. Hablando con compañeras de pluma sobre el tiempo que disponemos para escribir, me di cuenta de que casi todas estamos igual… robando horas al sueño y, muchas veces, a la familia.

Por esa razón se me ocurrió contar a los lectores, la difícil vida de un escritor que no puede vivir de escribir. Muy pocos son los que, hoy por hoy, pueden decir que viven de sus libros. Sabemos que cada día es más difícil porque hay más donde elegir, porque la eterna crisis ha afectado a todos los sectores y, además, para sumar al carro, tenemos la piratería. Si, si, sabemos que no todos pueden comprar todos los libros que quisieran, somos conscientes de ello… pero, ¿es eso excusa para piratear un libro a pocas horas de su lanzamiento? ¿Es excusa piratear libros de menos de 3 euros?

Lo más triste de todo, es que no esperan al menos dos o tres meses para hacerlo, lo hacen al momento, a los pocos minutos de su lanzamiento. Por esa razón y, aun sabiendo que muchos no leerán este post o pasarán del mismo, he pensado que sería bueno contarles la difícil y dura vida de un escritor, lo que nos cuesta terminar una historia que muchos devoran en pocas horas, para alegría nuestra.

La mayoría, por no decir todos, tenemos un trabajo, una familia y una casa que llevar adelante. Yo os contaré mi historia y si alguna otra compañera quiere puede dejar aquí su historia particular.

El trabajo de escritor es casi el 70 u 80% amor al arte… lo hacemos porque nos gusta, porque lo necesitamos, porque nos permite soñar y hacer soñar… en pocas palabras, porque nos hace sentirnos muy realizados; al menos, es lo que me sucede a mí.

Yo empecé tarde porque antes hubiese sido imposible. Con tres niños, que entre ellos se llevan solo 3 años, un trabajo de 9 horas mínimo, una casa y sola… apenas tenía tiempo para mí. En mi caso particular os cuento que vivo en España desde hace 25 años, pero no tengo a nadie de mi familia cerca, solo estoy yo y mis hijos; divorciada hace catorce, no tenía posibilidad de plantearme escribir de manera profesional… así que mi escaso tiempo libre lo aprovechaba para leer. Actualmente mis hijos ya son adultos y, por lo tanto, ya no me necesitan tanto como antes, pero, a pesar de eso, sigo trabajando 9 horas diarias o más. Me voy de casa desde las 7:45 de la mañana y no regreso hasta las 8 o 9 de la noche. Luego tienes cosas que hacer y las horas vuelan.

Suelo escribir de noche y algunos fines de semana, robo horas al sueño, es raro el día que me acueste antes de la 1 o 2 de la mañana y a las 7 estoy en pie. Sinceramente, creo que la fuerza para escribir nace del placer que ello me reporta y, cuando logras llegar al lector y ves que también le ha gustado tu historia; entonces ese placer y esas ganas se multiplican. A pesar de todo ello, es muy difícil hacerse un hueco en este mundo, sobre todo si cuando te dan la oportunidad de publicar no logras vender… seamos francos, esto es un negocio del que viven muchas personas: Editores, correctores, maquetadores, libreros, distribuidores, imprentas… y más personas, que trabajan horas para llevarse un sueldo a casa.

Me gustaría preguntarle a muchos de los lectores, ¿qué pensarían si el puesto de trabajo de un ser querido estuviera en juego?

No soy hipócrita, estoy segura que todos en algún momento hemos consumido algún producto pirateado… Sea un bolso que no es de marca, sea un película, una canción, un libro… la piratería hoy día es imparable. Es casi como querer acabar con la economía sumergida, el dinero negro… etc. No voy a entrar en política, no me gusta y no me interesa. No quiero hacer ningún decálogo ni mucho menos, no pretendo ofender, ni criticar a nadie. Cada persona sabe cuál es su situación, su vida y sus problemas.

Con este pequeño artículo solo pretendo dar a conocer lo difícil que es hacer llegar historias a nuestros lectores; y eso que solo he hablado del tiempo que no tenemos para escribir. Si me pongo a explicaros que no solo se trata de sentarse delante de un teclado o una libreta y llenar páginas, sino que también hay que dedicar tiempo a documentarse, investigar, desarrollar la trama, los personajes, su psicología, etc., entonces, seguro que os preguntaréis ¿Cómo lo hacen? Pues ni yo misma lo sé.

Por todo lo antes expuesto, os digo que cada palabra de aliento, cada comentario, reseña, halago, crítica constructiva y demás... que nos dedican, son un alimento que nos da fuerzas para mejorar y seguir adelante… Nos hace pensar que todo ha merecido la pena.

Seamos humildes, no somos perfectos, ni más ni menos, solo somos personas, con sentimientos, con ganas de disfrutar y hacer disfrutar. Algunas historias gustarán más que otras, estarán mejor escritas que otras… Eso es normal, porque a veces tenemos días mejores y otros peores, así es la vida.

Un abrazo a todos y gracias por leerme…




Elizabeth Da Silva


5 comentarios:

  1. Muy buen artículo Elizabeth. Como dices, hay muchas personas que viven alrededor del libro, personas, que no son los autores, que se están quedando sin trabajo. Si nos ponemos con los autores podemos decir que es posible que tengan muchos lectores pero que si no "venden" no volverán a ser publicados.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien expresado, Elizabeth. La piratería es imparable y, después de hablar con algunas chicas argentinas, hasta comprensible. Nuestro producto no es de primera necesidad. Es de ocio. Y la lectora lo busca para evadirse un rato cuando está igual de cansada que nosotras al escribir. Y no se le puede pedir que tenga que hacer mil gestiones para conseguir un ejemplar. Creo que hay que trabajar en dos líneas. Por un lado, la que está en nuestra mano, que es comunicar a las lectoras el cariño, el esfuerzo y la pasión que hay detrás de cada novela. Y por otro, las editoriales tienen que sentarse a negociar con las plataformas Amazon en cada país para ponerles las cosas fáciles a las lectoras. Las editoriales grandes son enormes buques muy difíciles de maniobrar. Han hecho un esfuerzo de adaptación a los nuevos tiempos. Se ha conseguido ya que salgan colecciones de novela romántica en digital a menos de 3 euros. Y eso, como lectora adicta, lo agradezco mucho. Siempre habrá quién no respete el trabajo de los demás, pero creo que hemos de seguir así: informando y poniendo las cosas fáciles. Un beso, compañera!! :D

    ResponderEliminar
  3. wow! mejor dicho imposible, es verdad, todos en algún momento hemos de alguna u otra forma consumido un producto pirata, pero si pienso que se debería esperar un poco para subir la novela, así nos dan tiempo para que nuestros jefes califiquen y obtengan lo deseado de nuestro trabajo, si bien es cierto escribimos por placer, somos medidos por venta para seguir publicando, yo creo que ese es el problema de la piratería, o como nos afecta a nosotros los escritores. y por otro lado, cada vez que un lector nos dice que le gustó nuestra obra o que sintió lo que leyó, nos sentimos tremendamente agradecidos, yo en lo personal creo que solo tiempo nos deberían dar. Un beso y mucho existo para ti compi!!!

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado esta entrada. Me siento muy identificada con lo que has relatado, sobre todo con el tiempo que hay que dedicarle a una obra. Ademas, es tan difícil recibir algún comentario (bueno o malo) que a veces es desesperante y bebemos de ellos como desesperados cuando llega alguno.
    Yo por mi parte, he compartido esta entrada en mi facebook como mi pequeño granito de arena.

    Saludos y no bajes los brazos, las adversidades solo deben servir para hacernos más fuertes y luchar con más fuerza por lo que queremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gaby. Todo surgió como dije de una charla y de la idea de transmitir a nuestros lectores un poco de la realidad que vivimos. Y sobre todo, que sin ellos nuestras historias no llegarían a nadie.

      Eliminar