Sígueme en...

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en Pinterest Instagram

BIENVENIDOS

Mi blog vio la luz, el día 18 de Octubre de 2012...

Les doy la bienvenida a mi rincón, donde todos los relatos, cortos o escritos que comparta con ustedes, nacen de mi corazón e imaginación.
Los personajes que pueda crear en mi mente no tienen ningún parecido con alguna persona real.
Cualquier imagen que utilice para representar a mis personajes es simplemente porque esas personas tienen las características de los protagonistas de mi historia.

Ya saben... un blog crece y se alimenta de comentarios, espero los vuestros.

lunes, 30 de junio de 2014

ENTRE EL VALLE Y LAS SOMBRAS de Isabel Acuña


Me ha llevado tiempo escribir la reseña de esta historia, porque cada vez que empezaba, mis ojos se llenaban de lágrimas al recordar todo lo que sufrieron sus protagonistas.
Olivia Ruiz nació con un estigma, no el de ser hija bastarda, no, el estigma de llevar el apellido Ruiz. Su vida no fue nada fácil, su padre era un hombre cruel y ambicioso, y su madre… una mujer de esas que se enamoraban y entregaban con facilidad.

Gracias a su tía y la familia de esta, Olivia tuvo amor en sus primeros años, pero cuando su padre se percató de ella y vio lo hermosa que era, su vida se convirtió en un infierno.
Miguel y Olivia se conocieron y entre ellos nació un amor profundo e intenso, pero la ambición y el odio, consiguió separarlos…
Los años pasaron y aquella adolescente se convirtió en una mujer fuerte, los golpes de la vida le enseñaron a luchar y superar los obstáculos. Y el estigma de su apellido, la llevó a intentar reparar de alguna manera los abusos cometidos por su padre en su pueblo natal.

A partir de aquí empieza la historia que nos cuenta de manera magistral Isabel. 
El reencuentro de Olivia con su pasado, con el sufrimiento que padeció, pero sobre todo, el reencuentro con el único amor que conoció, Miguel Robles.
Ambos, al volver a verse sienten la misma atracción de antaño, pero más fuerte, más intensa. Miguel no quiere aceptarlo, la odia, es una Ruiz, es la culpable de la desgracia de su familia…, pero en el corazón no se manda, y a pesar de ese odio que ha alimentado año tras año su madre, él no puede dejar de pensar en su Olivia.
El pueblo la rechaza por ser hija de quien es, otro de los errores que cometemos los humanos, castigar a los hijos de los errores de los padres… pero ¿Es Olivia culpable?, o por el contrario, es otra víctima más.

A lo largo de esta historia conoceremos los abusos que se cometían y cometen en los pueblos de Colombia, donde los más fuertes expropiaban, expulsaban y hasta mataban para conseguir más poder, la destrucción de familias enteras, el abuso a mujeres y niñas, la crueldad más extrema… todo por conseguir más y más, por pura sed de poder, y las autoridades no hacían nada, miraban para otra parte. Nos habla de la lucha por sobrevivir de muchas familias y sobre todo, de aprender a vivir con la pérdida de seres queridos arrebatados a la fuerza.
También, nos cuenta lo importante que es pasar página, seguir e intentar recomponer la vida que unos desalmados te destrozaron…

Miguel a pesar de ese odio, a medida que va conociendo a la nueva Olivia se va dando cuenta de la clase de mujer que es, de su fuerza interior y sobre todo, de su gran corazón.
Su historia no murió, los años pasados y el rencor no consiguieron que ese amor muriera, y a pesar de los obstáculos y del regreso de ese pasado, ellos no podrán evitar volver a amarse.
Hay muchos momentos intensos a lo largo de la novela… no les puedo desvelar nada más, porque si no, desvelaría demasiado.

Miguel sufrirá aún más cuando descubra muchas verdades que quedaron ocultas, sentirá un dolor que estremecerá todo su ser, y lo hará sentirse culpable de dejar a Olivia, que no era más que una joven inocente.
Una historia de amor profunda, llena de sufrimiento y dolor; donde un pueblo medio destruido empieza a resurgir y a perdonar, para así poder volver a vivir.

Aquí les dejo unos fragmentos…

—Déjame, mi amor, por favor —le decía mientras la tomaba de nuevo en sus brazos. No fue consciente de la energía que empleó en el abrazo. Le tembló el mentón y con un gesto de control trató de mantener el llanto a raya.  
 —Así no, Miguel, así no —le decía ella, desgarrada en llanto.
—¡Sí, te quiero así! —le susurraba él sobre su cabello. Hundió la cara en su hombro y lloró con el desconsuelo con el que lloran los niños.

***** 
                                                      
—Soy todo tuyo, Olivia Ruiz —sostuvo su cabello entre los dedos—. Quiero acompañarte en todo, quiero hacer mías tus preocupaciones, quiero ser tu consuelo al final del día, quiero cargar con la pena que sientes cada vez que descubres más salvajadas de tu padre.

 *****


—Te amo —dijo Miguel, quien con voz quebrada repitió—: Te amo, porque a tu lado soy mejor persona, porque a tu lado siento que puedo hacer cualquier cosa. Eres lo más importante en mi vida y cada día seré merecedor de ese amor. Todas las promesas que te he hecho en este lugar las cumpliré Olivia. Te lo juro



3 comentarios:

  1. Muchas gracias por tu estupenda reseña querida colega y gracias por tu apoyo. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por escribir y compartir esta historia con todos los que te leemos.

      Eliminar
  2. una maravillosa historia de amor, pero tambien un maravilloso relato de una parte de nuestra historia...ya nos habia narrado la tristeza y soledad del secuestro, ahora nos narra el desarraigo y la desaparicion de familares...muchas gracias a la autora por tan hermoso libro

    ResponderEliminar