Sígueme en...

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en Pinterest Instagram

BIENVENIDOS

Mi blog vio la luz, el día 18 de Octubre de 2012...

Les doy la bienvenida a mi rincón, donde todos los relatos, cortos o escritos que comparta con ustedes, nacen de mi corazón e imaginación.
Los personajes que pueda crear en mi mente no tienen ningún parecido con alguna persona real.
Cualquier imagen que utilice para representar a mis personajes es simplemente porque esas personas tienen las características de los protagonistas de mi historia.

Ya saben... un blog crece y se alimenta de comentarios, espero los vuestros.

miércoles, 6 de agosto de 2014

Discriminación en todos los ámbitos.

Hablando con un colega de letras… pensé en esta entrada. Las mujeres llevamos años quejándonos de discriminación en el trabajo, tanto por el sueldo, como por atrevernos a ejercer empleos que a priori eran en exclusiva para hombres.
Pero cada vez hay más mujeres ejerciendo esos trabajos… Hace unos años era raro ver una mujer taxista, o conductora de autobuses… ahora es algo habitual, y así pasa en muchas áreas en las que las mujeres con esfuerzo y tesón se han ganado su parcela… pero eso no quiere decir que no las miren raro.
Ahora bien… ¿Creen que la discriminación solo la sufren las mujeres?
Pues no, y ahora me meto en el área de letras, más concretamente, escritores de novela romántica… aquí ocurre al revés, la mayoría son mujeres, y es lo que se espera, o es lo habitual, que la novela de amor sea escrita por una mujer.
Gracias a Dios, esto también está cambiando, ya se van dando a conocer escritores de novela romántica, entre ellos:
Javier Romero, Leo Mazzola, Blue Jeans, Sylvain Reynard, Ambros Still, Carlos Pérez de Tudela y más…
Y aquí viene la pregunta del millón… ¿Se han sentido ellos en algún momento discriminados por escribir género romántico?
Algunos sí, los han mirado como bichos raros, les han llegado a decir que no son capaces de escribir personajes femeninos… y demás sandeces; pero vamos a ver almas de cántaro… por esa regla de tres, las escritoras féminas tampoco sabemos escribir personajes masculinos… y otra cosa, ¿es que solo se escriben personajes de un u otro sexo en la novela romántica? Imagino que en cualquier género siempre habrá personajes femeninos como masculinos, ya sea novela negra, terror, historia, fantasía… etc. Por lo tanto me parece absurdo que se haga una afirmación así.
Como ven, según que rama… hay discriminación o bien femenina, o bien masculina.
Pues señores ya estamos en el siglo XXI… deberíamos superar esas diferencias… hay magníficos cocineros hombres y excelentes mecánicos mujeres…
¿Desde cuándo la calidad va unida al sexo?




Desde este rincón, mi apoyo incondicional a todos los hombres que amen escribir… y más, a aquellos que amen el género romántico.

5 comentarios:

  1. Linda entrada. No lo había pensado nunca así... Gracias por hacernos reflexionar. Besos, colega!

    ResponderEliminar
  2. ¿Quién puede negar que los libros, viejitos, no escaneados, ni digitalizados de Madeleine Brent eran preciosos? Hicieron furor en los primeros años de los ochentas. Y Madeleine Brent quién era? Pués nada menos que Peter ODonnell. Uno de los más célebres guionistas de las películas de 007 y el autor de Modesty Blair, célebre comic llevado al cine. Sí alguien leyó David Copperfield de Dickens no puede dejar de ver en su última página que es una maravillosa historia de un niño, de su crecimiento y de su madurez en el amor. Yo tengo la rara idea Bettyta que muchos autores a los que no se les conoce la cara son varones...sospecho de algunos. Yo no creo que por el género contrario un escritor no pueda describir sentimientos del opuesto, sí tengo la convicción que ambos géneros pueden poner en sus personajes una cuota de lo que se desearía del género opuesto. Hay escritoras mujeres que han logrado de sus novelas historias atrayentes para los varones, y lo contrario ha sucedido desde el comienzo de los tiempos. LO QUE HAY ES BUENOS O MALOS ESCRITORES, BUENOS ARGUMENTOS, PERSONAJES CARISMÁTICOS Y LA CAPACIDAD DE ENGANCHAR AL LECTOR. El mundo se mueve en forma definitiva hacia la inclusión. Hay sitio para todos y en literatura hay dos o tres escritoras que hacen de sus libros historias de aventuras superlativas, así como hombres que escriben sobre el amor incuestionablemente bien. besitos

    ResponderEliminar
  3. sorry MODESTY BLAISE SE ME CRUZO EL EXORCISTA EN ALGUNA PARTE

    ResponderEliminar
  4. Gracias amiga Gracias por esta reflexión es totalmente cierto y espero q eso cambie en los tiempos q estamos por q imagino q muchos de ellos han tenido q utilizar seudónimo como bien a comentado Gladys y me parece q deberían tener derecho sin ser juzgados a escribir el género que quieran
    Un bésazo Eli

    ResponderEliminar
  5. Yo voy a ir más allá: Siempre me molestó que se definiera a hombres y mujeres como entidades universales establecidas apriori. Por ejemplo: "Los hombres son acción, los hombres no lloran, los hombres no hablan, los hombres no son sensibles, los hombres son prácticos", y "Las mujeres hablan mucho, las mujeres siempre expresan sus sentimientos..." La bendita frase "Mujeres, ¿quién las entiende?", o, "Los hombres son ASÍ". ¿Así, cómo? Ya basta de definir a alguien que es un individuo por su género, porque el género no es más que un simple atributo. El carácter se va formando por las diversas posturas que vamos tomando en el mundo, el carácter tiene una componente heredada y otra aprendida. Todos somos acción, todos lloramos, todos hablamos, todos somos todo. Por eso, siguiendo este razonamiento cada vez que se califica a determinado género como "para hombres" o "para mujeres", también me parece falaz. Creo que toda la vida, cualquier novela siempre ha incluido romance y sexo, me refiero a grandes best sellers de la historia, ya sean dramas, o policiales. Cuando uno se pone en la piel de un contexto, ahora hablo desde mi rol de escritora, define perfiles. Define hombres y mujeres. Todos los escritores lo hacemos. Por eso creo que no hay que separar nada en "para hombres" ni en "para mujeres", porque la realidad es otra, porque el mundo es otro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar