Sígueme en...

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en Pinterest Instagram

BIENVENIDOS

Mi blog vio la luz, el día 18 de Octubre de 2012...

Les doy la bienvenida a mi rincón, donde todos los relatos, cortos o escritos que comparta con ustedes, nacen de mi corazón e imaginación.
Los personajes que pueda crear en mi mente no tienen ningún parecido con alguna persona real.
Cualquier imagen que utilice para representar a mis personajes es simplemente porque esas personas tienen las características de los protagonistas de mi historia.

Ya saben... un blog crece y se alimenta de comentarios, espero los vuestros.

domingo, 11 de noviembre de 2012

NAVIDAD EN ÉPOCA DE CRISIS...



Estaba pensando que ya se acercan las navidades, es mas todos los centros comerciales ya se están engalanando, ya encuentras turrones, adornos, y regalos.

Pero como viviremos estas navidades los miles y miles de personas que de una forma u otra están viviendo una crisis que apenas les llega a veces para comer. 


Es en estos momentos donde debemos pararnos a pensar a donde nos ha llevado el consumismo compulsivo que hemos vivido durante los años de bonanza. Del cual ahora estamos pagando muy caro, familias sin trabajo que tienen que vivir con sus padres, familias que son desahuciadas por los bancos que se convirtieron en su época en los papas Noel de los adultos y nos ofrecían a manos llenas.

Ahora que estallo la burbuja mágica en la que todos vivíamos, nos toca enfrentarnos con una realidad cruda y difícil. Y ahora te preguntas, donde están esos bancos que te llamaban y te daban créditos preconcebidos, hipotecas con tasaciones abultatadas para poder darte el 100%. ¿Donde están ellos ahora? Ahora están ejerciendo de verdugos, quitándote tu casa y aun así diciéndote amablemente que debes seguir pagando.

¿Donde están esos políticos que se ofrecen a trabajar por y para el pueblo?, o lo que hacen es trabajar para llenarse los bolsillos mientras pueden y que las personas que trabajamos de sol a sol sigamos pagando los errores que han comentado ellos.

Díganme que le decimos a nuestros hijos pequeños para que entiendan que están navidad tiene que ser diferente. Que no habrá árbol de abeto, sino uno artificial pequeño, que papa Noel también está en crisis y poco o nada podrá repartir.

Pero el problema es que seguimos engordando las manos de esas personas, porque seguimos endeudándonos por comprar todo para que no le falte de nada a nuestra familia.

¿Realmente que es lo que nuestra familia quiere?
Quiere vernos sanos, unidos, con ilusión a pesar de las adversidades.

Recuperemos esas navidades de antaño cuando apenas habían lujos, cuando éramos capaces de hacer un juguete manual, recuperemos el amigo invisible para minimizar, y en vez de ir  LOS GRANDES ALMACENES QUE SE FORRAN A NUESTRA COSTA, vayamos a la tienda de nuestro barrio, compremos allí, ayudemos a los que realmente lo necesitan.

Recuperemos el cantar villancicos en casa, si no se puede salir a festejar a un hotel o discoteca, ¿que importa? Festejemos en casa, con familia y amigos. Todos pueden aportar algo de comida y bebida y así hacer una fiesta con poco gasto para cada uno.

Necesitamos recuperar la esencia de la época navideña, y esa no es comprar el vestido más bonito, el árbol más grande, el juguete más caro… no.

La esencia de la navidad, es compartir en familia, es revivir los momentos vividos durante el año, agradecer a los amigos que han estado contigo en los momentos difíciles, compartir lo poco que tienes con quien tiene menos que tú. Dar tú tiempo a una persona que está sola y no tiene a nadie, recordar a los que ya no están con nosotros pero que en algún lugar nos están viendo y quieren que seamos felices.

En momentos de crisis como este que estamos viviendo es cuando deberíamos mirar hacia los demás y no solo hacia nosotros mismos, EN LA UNION ESTA LA FUERZA. Pero si el pueblo no se une y sigue dividido, los GRANDES SEGUIRAN GANANDO Y LLENADOSE LOS BOLSILLOS A COSTA NUESTRA.

Son estas situaciones las que nos deben enseñar a valorar lo que realmente es importante en la vida… La vida puede durar un año, veinte, cincuenta o un solo minuto y estamos perdiendo ese tiempo en cosas materiales.

Regala una sonrisa a un amigo, llama a alguien querido y simplemente dile que le quieres, abraza a tu madre, REGALA ABRAZOS Y SONRISAS, son gratis y seguro que le alegras el día a esa persona.

Nos olvidamos que las cosas más importantes están dentro de cada uno de nosotros, el consumismo nos ha vuelto egoístas y solo pensamos en tener  lo mejor que nuestro amigo o vecino, el mejor móvil, el mejor carro, la mejor casa… y ¿eso es la felicidad?

“Mi hijo viajo a Brasil hace como dos o tres años, estuvo en los barrios más pobres y cuando regreso de su viaje, para él había sido una experiencia increíble. Me dijo, mama sabes esa gente es verdaderamente pobre, apenas tiene para comer y vivir. Pero lo comparten todo, hacen una fiesta con cuatro cosas, sonríen y son felices mama, son felices porque están vivos y unidos.”

Y de eso es de lo que se trata, de unirnos, compartir, ayudar, dar, recibir…

Termino repitiendo la frase que dije antes.

EN LA UNION ESTA LA FUERZA, solo depende de nosotros.


“Hasta que no sintamos la verdadera alegría de la NAVIDAD, esta no existe. La navidad no son los adornos, no es la nieve, ni el árbol, ni los regalos, etc…

La Navidad es el calor del amor hacia tu familia y amigos que te envuelve el corazón. Es la generosidad de compartir lo que tienes y es sentir la esperanza de que el próximo año sea mejor, que el próximo año te haga mejor persona.”

A este mundo llegamos desnudos, y muertos de frio… y de él nos iremos con un traje pero también fríos. Nada de lo que acumules te vas a llevar contigo, por eso ser generoso debe ser lo más gratificante que una persona puede sentir.


ESPERO DE CORAZON QUE A PESAR DE LAS DIFICULTADES TODOS PUEDAN PASAR UNOS DIAS DE PAZ JUNTO A SUS SERES QUERIDOS.


PAZ Y AMOR A TODOS.


10 comentarios:

  1. Muy lindo, me encanta como escribes

    ResponderEliminar
  2. Qué buena reflexión, Eli. Y creo que vale con o sin crisis, de uno u otro lado del mundo. Las fiestas tradicionales deben ser un pretexto más para estar en familia, rodeados de amor y buenos recuerdos en común. Se han transformado en una orgía de compras, de consumismo, de estrés. Volvamos a los orígenes, a la verdadera esencia de estas fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Mariel, tienes razón debería ser siempre así... pero como en estos momentos la situación es tan complicada para todos he pensado que debería rodar una reflexión como esta... La gente debería detenerse a pensar que están haciendo con su vida, se dejan llevar por la rueda de los gobernantes y banqueros que se siguen forrando. Porque el dinero no desaparece, en algún lado esta... La pregunta es ¿Donde? y ¿Porque no lo mueven?

      Besos amiga

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué razón tienes en todo lo que dices! La verdad, hace ya mucho tiempo que se perdió el Norte, la verdadera esencia de esta celebración, que no es otra que compartir con los que nos rodean unos días entrañables. La compañía de nuestros seres queridos es lo más importante, demostrarles nuestro cariño y amor. Lo demás, es completamente superfluo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chus gracias por tus palabras, un honor que visites mi blog. Besos

      Eliminar
  5. SOY ARGENTINA,
    Y SUBO ESTO PORQUE ELIZABETH SUBIO EL TEMA A MI SITIO EN FACEBOOK
    "A ver, lo que voy a decir va a parecer en un principio desagradable, luego que me contradigo y luego, tal vez, con una poca de suerte me entiendan. 2001, yo veía en las calles de mis país en la tele, los saqueos a hipermercados, vi la represión, la muerte de mucha gente, cobraba en una moneda inventada llamada lecop, petrones, etc, y también veía las navidades europeas, mi madre me encontró sollozando un 19 de diciembre porque yo veía como se iluminaban las calles de Paris y como los italianos iban de compras, mientra que aquí todo era caos, miseria y mucho miedo. Maldito fondo monetario internacional y maldito Cavallo, y sentía envidia, y decía a viva voz, por qué mierda este país no puede suponer alguna esperanza. No tenía idea si me iban a despedir en el colegio donde fui directora. Las fiestas fueron apagadas, tristes y no, no fue ni siquiera por estar en familia un paliativo, porque teníamos miedo. Con mi madre decidimos pasarlo solitas. Porque no queríamos oír discusiones ni política, ni nada. Total que sobrevivimos. Once años después, no puedo decir que nade en la abundancia, pero mis fiestas estarán bien en lo economico, no tengo a mi madre y si no me voy a lo de algun amigo lo pasaré sola, como el primer años luego de la muerte de mi mamá, sobreviviré. Politicamente, disculpen los habitantes de Europa, no tienen ellos la culpa, pero digamos que sus gobiernos, tan soberbios, tan arrastrados por el fondo monetario internacional, se lo buscaron solitos, y con la anuencia de muchos habitantes, se mandaron el festival de los prestamos y una vida que no podía seguir siendo tal cual, hasta acá seguro algunas me odiarán porque pensarán esta mujer está llena de bronca, no es cierto. La Navidad, la primera, fue para una criatura que vino a morir por nuestros pecados, y nació en un establo, la Navidad, la primera de todas, fue iluminada por una estrella en el firmamento. Qué necesitamos para recordar que esta fecha es religiosa? Tal vez creer. Mi madre en aquel momento de zozobra me dijo algo que siempre recordaré, - Nada es para siempre, ni lo bueno ni lo malo. Y así ha sido. Yo detesto la política de mi país, pero algo es seguro, se salió. Lo cual no significa que no me enoje cuando cobre el sueldo y vea que se volaron tres mil mangos de impuestos a las ganancias, o sea, ahora soy rica según la Kirchner. je, Bettyta, nada es para siempre, lo pasaran mal aquellos que siguen añorando las abundancias, lo pasaran mas o menos los que están solos, lo pasaran en paz los que creen en Dios. Porque no hay pobreza mayor que la del niñito Jesús en un misero establo, naciendo sobre el heno y con el futuro hipotecado en bien de la humanidad. Y las europeas que están aca, sepan que no lo pasaran solas, porque las amamos, estamos con Uds. y esperamos que algún hijo de su madre, un poco más brillante que los hijos de puta que tienen ahora en el gobierno, se dé cuenta que la gente es lo más importante de la humanidad, no la avaricia, no sus políticas estúpidas y logren salir de esta muy pronto. pero habrá que cambiar las cabezas. Es hora que nos demos cuenta que los financistas no saben nada, y que nos tientan con el oro y el moro para luego matarnos de hambre.
    PARA MI LOS ESPAÑOLES SON Y SERÁN SIEMPRE MIS RAICES, AL IGUAL QUE LOS ITALIANOS. PARA MÍ SON PARTE DE MI HISTORIA Y DE MI VIDA. PARA MÍ SUS MALES, SON MIOS. EN MI CASA SE BRINDARÁ POR UDS. Y POR QUE SALGAN ADELANTE.
    PORQUE NO ESPERO MENOS DE UDS. LA VIDA ES UNA VUELTA DE ROSCA.
    BESOS Y MUY FELIZ NAVIDAD. QUE EL NIÑO JESÚS LES TRAIGA LO ÚNICO QUE NADIE TE PUEDE QUITAR: LA PAZ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo,todo amiga... tal cual.
      Brindo contigo por esa PAZ.

      Besos y gracias por tus palabras que salen del corazón.

      Eliminar
  6. Eli y Gladys, me ha encantado vuestro planteamiento sobre las Navidades tan sobrevaloradas economicamente, porque luego a nivel emocional no les damos tanta importancia como deberiamos. Estoy convencida que de la crisis en la que estamos, y que hasta cierto punto nuestra culpa tambien tenemos de estar en ella junto con nuestros dirigentes y Bancos, que de ella saldremos mas por nuestro empeño que del esfuerzo de los que nos ayudaron a meternos en esta crisis. Y que esta crisis nos sirva para recelar y no volver a caer en las manos de los manipuladores que hasta el momento nos han conducido a esta situacion economica.
    Y con el mismo afan para salir de la crisis, valoremos la compañia de nuestros familiares, nuestra salud y el sentirnos felices por lo poco que podamos creer que tenemos.
    Felices Navidades a tod@s.

    ResponderEliminar
  7. Eli excelente lo que escribiste. Gladys, como argentina también, comparto totalmente tus palabras. Nuestras crisis son de toda la vida culpa de nuestra dirigencia. Nuestras Navidades siempre recordamos que son celebrar el nacimiento de Jesús pero nunca olvidarnos que él nació pobre. Por la eterna crisis de mi país, hace años que las Navidades no están llenas de regalos para todos, solamente para los niños, o amigo invisible como para que cada adulto tenga un presente, pero en mi familia, ni eso. Solamente los niños. En cuanto a la comida, cada uno aporta lo que puede. Nos organizamos para dividirnos los gastos porque es demasiado gasto. Gracias Eli por escribir tan bien siempre.
    Besos para tod@s!!!!

    ResponderEliminar